Proyecto Águilas pescadoras



Nuestras águilas

Cómo reconocerlas

El águila pescadora es un ave rapaz de tamaño medio, con alas fuertes y angulosas, y el plumaje muy contrastado.

Resulta distintivo el barreado de la cabeza y el pecho, ya que varía de unos individuos a otros, y se mantiene constante a lo largo de toda su vida.

Ben,macho invernante

Ben, el macho invernante de la ría de Villaviciosa (Asturias), hasta el 2013

De qué se alimentan

Como su nombre indica, las águilas pescadoras se alimentan exclusivamente de peces vivos que capturan en vuelo y desde fuera del agua, en una gran variedad de ambientes acuáticos.

En la foto, Bandido, macho invernante de la ría del Eo desde el 2016, con una solla entre sus garras.



La migración

Los ejemplares del norte de Europa tienen un comportamiento migratorio, existiendo áreas diferentes de reproducción e invernada que mantienen constantes a lo largo de toda su vida.

Normalmente las águilas pescadoras Europeas pasan el invierno en África tropical, aunque cada vez más ejemplares se animan a quedarse en la Península Ibérica, como por ejemplo Panchita que lo hace en la costa cantábrica.



Panchita, una de las invernantes de la ría del Eo desde el año 2010.
Territorios de reproducción (pescadora amarilla), e invernada (pescadora azul) del águila pescadora “PANCHITA”

El Olianco

En Asturias, el águila pescadora crió en los acantilados de Ribadesella hasta los años 60 del siglo pasado, y era conocida con el nombre de “Olianco".

Este zootopónimo aparece asociado en Asturias, a peñas y cantiles costeros que esta rapaz podría haber utilizado perfectamente en épocas pasadas, como lugar de descanso o nidificación.

En la literatura asturiana del siglo XIX, Bruno Fernández Cepeda también menciona al olianco, describiéndola como una rapaz marina típica de nuestros estuarios.

El olianco ya no cría en Asturias, pero sigue utilizando nuestras costas y estuarios para pescar y descansar. Actualmente tenemos tres águilas pescadoras pasando los inviernos en la ría del Eo.

 

Dónde trabajamos

El Principado de Asturias es la única Comunidad del Norte de España donde se conocen citas históricas de reproducción del águila pescadora.

Teniendo en cuenta la gran flexibilidad de esta especie en cuanto a tipos de hábitat, modificación de paisaje y hábitos migratorios, desde el 2006 FAPAS trabaja a lo largo de toda la costa asturiana poniendo en práctica medidas de conservación, que tienen como objetivo fomentar la presencia del águila pescadora en la Costa Cantábrica.

Nidos artificiales y señuelos colocados por el FAPAS a lo largo de toda la costa asturiana, entre Ribadeo (Lugo) y San Vicente de La Barquera (Cantabria)

Propósitos y metas

Durante sus largos viajes migratorios, las águilas pescadoras realizan paradas fijas para descansar y alimentarse; por eso la protección y adecuada gestión de esos territorios debe jugar un papel prioritario en la conservación de la especie a nivel global.

Es el caso de Morven, una hembra escocesa que inverna en Mauritania y visita siempre la ría de Villaviciosa en primavera, antes de afrontar las últimas etapas de regreso a Escocia para criar.

A la izquierda, Morven en la ría de Villaviciosa. A la derecha, joven hembra utilizando uno de nuestros nidos

FAPAS apuesta por proteger y gestionar de forma sostenible la costa cantábrica, por su importancia en la conservación de las águilas pescadoras europeas.

  • Potenciando su uso como zona de refugio e invernada.
  • Favoreciendo la conectividad de las poblaciones reproductoras, a partir del asentamiento de ejemplares migrantes en el territorio.

Cómo lograrlos

Después de siglos de persecución, el águila pescadora se ha beneficiado de las políticas de conservación que afectan tanto a las aves rapaces, como a los humedales, aunque la alteración del hábitat sigue mermando su abundancia y distribución.

Siguiendo sus pasos

Roberto Hartasánchez con la pescadora finlandesa

El anillamiento científico es una herramienta utilizada para el marcaje y seguimiento de aves desde hace más de 100 años. Gracias a esta técnica, que permite el reconocimiento individual de los ejemplares, es posible descubrir aspectos fundamentales en la conservación de las especies.

Esta hembra fue recuperada por el Fapas el 11 de setiembre de 2016 en la ría del Eo, 1 año y 23 días después de que fuese anillada en el 2015 por el ornitólogo Matti Suopajärvi, en su nido de la Laponia finlandesa, a 3.143 kilómetros de distancia.

Anillamiento de la hembra Virgilia en la ría del Eo

La dificultad de leer su única anilla, a través de las cámaras de fototrampeo, nos obligó a recapturarla. Ahora la hembra finlandesa también lleva una anilla de PVC de lectura a distancia que permite identificarla.

FAPAS es anillador específico de la Sociedad de Ciencias de Aranzadi, entidad sin ánimo de lucro fundada en 1947, pionera en la investigación científica del medio natural y su divulgación.

Invitándolas a quedarse


La ausencia de lugares adecuados de nidificación está considerada como uno de los principales factores que dificulta el asentamiento de nuevas parejas. Si a eso añadimos que las águilas pescadoras son capaces de localizar a otros individuos de su especie por la presencia de sus nidos, la instalación de ESTRUCTURAS DE NIDIFICACIÓN favorece la colonización natural de regiones donde actualmente no anidan, constituyendo en sí mismo una herramienta imprescindible, en cualquier programa de recuperación.

Manu Luengo colocando un nido artificial para águila pescadora en Llanes y en un embalse del concejo de Gijón

Los estuarios cantábricos son muy productivos, con abundantes presas fáciles de capturar, pero la salinidad y el fuerte flujo de las mareas dificulta la existencia de vegetación arbórea u otro tipo de estructuras que las pescadoras puedan utilizar para descansar y alimentarse.

Por eso, la colocación de posaderos, además de constituir una mejora considerable en el hábitat,  facilita el censo y la captura de ejemplares para llevar a cabo su posterior marcaje e individualización.

Hablando de ellas

Otro de nuestros objetivos es involucrar a la sociedad en la protección de medio ambiente, dando a conocer una especie como el águila pescadora: fácil de distinguir, espectacular en sus lances de pesca, y un buen representante de un medio litoral bien conservado.

Año 2012. Alumnos del colegio público El Lloreu, incorporando a las principales áreas de conocimiento de Primaria la vida y costumbres del águila pescadora

Ayúdanos a conseguirlo

El marcaje de ejemplares y la monitorización de estructuras mediante fototrampeo, pone de manifiesto la ocupación de algunos de nuestros posaderos y nidos artificiales, durante todo el año. Sin duda todo un logro para un proyecto como este: construido poco a poco, con mucho esfuerzo, y mucho más modesto que cualquier proyecto de reintroducción, pero que sin duda está contribuyendo a mejorar la calidad y esperanza de vida de muchas águilas pescadoras.

Ayúdanos a seguir trabajando. Hazte socio del FAPAS enlace hazte socio