Enviado por Presidente FAPAS el Jue, 29/06/2017 - 12:13

Roberto Hartasánchez presidente del FAPAS

NOTA DEL PRESIDENTE DEL FAPAS

Los sindicatos agrarios de Asturias se han dirigido a la Dirección de la Televisión Pública de Asturias solicitando que deje de emitirse el programa de educación ambiental del Fondo para la Protección de los Animales Salvajes FAPAS EN ACCIÓN.

Nos acabamos de enterar de que varios sindicatos agrarios se han dirigido a la Dirección de la Televisión pública de Asturias la RTPA, exigiendo que el programa de nuestra asociación FAPAS EN ACCIÓN sea retirado de antena y deje de emitirse.

No sabemos cómo calificar este inédito hecho en plena época democrática. Pero sí sabemos que efectivamente, un programa como FAPAS EN ACCIÓN pone en alerta a todos aquellos que como determinados sindicatos agrarios de Asturias y posiblemente de España, están utilizando los argumentos de destruir la naturaleza, la fauna salvaje, como una exclusiva herramienta de lucha política.

Ante  esta actitud, el mejor argumento es la información. Una información técnica, veraz y sencilla como la que queremos transmitir a través de nuestro programa de televisión. Una información que llegue a todo el mundo, incluido el rural.

Pero informar e instruir, educar en definitiva, es una mala herramienta de trabajo para quienes  desean todo lo contrario, a través de  la demagogia, el discurso  alarmista y la continua crítica hacia la necesidad de destruir los valores naturales. Unos valores naturales que son patrimonio de todos los ciudadanos.

Con esta actitud, estas instituciones como el sindicato COAG entre otros, trata de intimidar a las instituciones públicas. Una intimidación no carente de agresividad extrema contra la naturaleza, en un discurso cada vez más radicalizado para  defender unos intereses que tratan de usurpar al resto de la sociedad, como es el patrimonio natural.

Una sociedad que con su esfuerzo, sus impuestos, responde ante las necesidades rurales con una aportación  económica  importante y que exige a su vez el compromiso a quienes reciben ese dinero un comportamiento ético y responsable con el medio ambiente.

Sin embargo no es así. El mundo rural recibe un  dinero para ayudar a su mantenimiento, pero paralelamente  exige el exterminio del lobo, apoya los incendios forestales y trata de impedir que el resto de la sociedad tenga alguna capacidad de  gestión sobre el territorio.

Aunque bien es cierto que no es el mundo rural quien pide esto. Si no, los sindicatos que han encontrado en estas reivindicaciones un argumento para revitalizar su estructura política, para posicionar a sus representantes ante las instituciones públicas.

El discurso de la necesidad de matar, quemar y destruir, bien manejado, atrae a determinada sociedad rural lamentablemente poco preparada por circunstancias históricas.  Divulgar, instruir y educar, son   herramientas de trabajo antagónicas con los intereses de estos sindicatos. De ahí que  traten de impedirnos que sigamos con nuestro trabajo.

Seguiremos. Claro que seguiremos con nuestro programa de FAPAS EN ACCIÓN. Pero hay que denunciar esta situación por antagónica con los tiempos que vivimos,  con el derecho más elemental a la libertad de expresión. Porque sabemos que el trabajo de FAPAS no es un trabajo solitario, no es un trabajo de unas pocas personas. 

Esta asociación FAPAS  es el resultado de 34 años de trabajo y más de 30.000 personas que a lo largo de  su historia nos han ido apoyado haciéndose socios.  Entre todos, se ha conseguido que esta   asociación de conservación de la naturaleza sea quizás la de mayor independencia que jamás haya existido en España.  Treinta y cuatro años sin  que nadie haya sido capaz de callarnos la boca.

Sin que jamás hayamos tenido que  dejar de decir o hacer algo por miedo a que nos quiten una subvención pública.  Ahora, aún más imposible, FAPAS no recibe 1  solo euro de subvención pública.   Los sindicatos, con su presión, con su falta de  espíritu democrático no nos asustan. Les plantaremos cara con nuestras herramientas, la información y la verdad. Y con el trabajo de la gente del FAPAS y el apoyo de sus  socios.

Roberto Hartasánchez Presidente del FAPAS